Cicatrices

Galería

Faltaba media hora para que su clase de ciencias naturales terminara. Su profesora no se opuso cuando le pidió salir antes. Ella supo decirle a su madre que él no era una buena influencia para sus compañeros, debido a su ropa oscura y su pelo azul. Caminó por el pasillo del colegio con la mente aturdida por lo que había pasado la noche anterior. Ingresó al baño y se encerró en el último cubículo, en el que el pestillo aún funcionaba. Se quitó la mochila de sus espaldas. Cerró la tapa del retrete y se sentó sobre él. Fijó largo rato la vista en la puerta que tenía en frente de sus ojos, luego, desprendió sus pantalones y se los bajó hasta las rodillas. Buscó la navaja dentro de la mochila. Estaba al lado del arma que le había quitado a su padrastro del ropero esa mañana.

La piel de su pierna tenía una larga fila de cicatrices de cortaduras, además de marcas de quemaduras. Cerró los ojos y aguantó la respiración, mientras el filo de la navaja cortaba la piel del muslo interno de su pierna. Un hilo rojo apareció entre sus carnes abiertas, y pequeñas gotas empezaron a caer al suelo. Debía liberar al enorme monstruo que tenía atrapado dentro de él.

Se cortaba porque necesitaba desesperadamente expresar emociones fuertes: como la rabia, que terminaba siendo 2927119_640pxuna terrible angustia que se hacía insoportable, el rechazo que sufría constantemente y el vacío interno que lo aniquilaba. Se cortaba porque era el modo que tenía para despertarse de la sensación de anestesia. Se cortaba para poder revivir su dolor y tener control sobre él. El dolor de sus heridas lo ayudaba a olvidar sus tristezas.

Todo había comenzado un año atrás, en un cálido día de verano. Que la persona que se comportaba como un padre sacara a su hijo a pescar un domingo, ¿no había nada de malo, verdad? Lo malo era que él hiciera que se quitara la ropa y se bañara desnudo en el lago, a la vez que observaba como lo hacía. En un domingo de pesca el horror humano apareció en su vida. Y desde esa vez, cuando las luces de su casa se apagaban, podía ver el cuerpo de su padrastro parado en el marco de la puerta de su alcoba, alumbrado por la luz que ingresaba por la ventana. Él se metía en su cuarto, se acostaba a su lado y hacía que la blanca luna se bañara en sangre. Antes de salirse de su cama, le susurraba al oído: «El amor duele, no lo olvides».

Asustado, sin saber qué hacer, prefería mantenerse en silencio. Lo único que quería era sentirse bien, y hacer que el sentido de culpabilidad dejara de atormentarlo. Había personas que se sentían mejor después de llorar un buen rato, pero él se sentía mejor después de cortarse.

Agarró el teléfono cuando empezó a sonar dentro de la mochila. El identificador le avisó que era su madre.

—Tomás, esta noche haré doble turno en el trabajo. Tu padrastro ya lo sabe. Dijo que prepararía una salida de hombres para los dos…

—…Mamá —él la interrumpió—. Tengo mucho que estudiar y no creo que pueda…

—¡No empieces otra vez con lo mismo, Tomás! —gritó ella, alterada—. Tu padrastro hace un gran esfuerzo para adaptarse a la nueva familia. Deberías empezar a imitarlo y comenzar a comportarte como una persona normal.

Él miró sus uñas pintadas de negro, y se tocó las argollas que rodeaban su oreja.

—Mamá…

—¿Sí…?

—¿Puedo pedirte un consejo para darle a un amigo?

—Apresúrate porque estoy apurada, Tomás.

Él se aclaró la garganta.

—¿Qué dirías si mi amigo lastima su propio cuerpo a propósito?

—Que está mal de la cabeza, y que sus padres deberían internarlo en un psiquiátrico —respondió ella.

—¿Qué dirías si mi amigo tiene un conocido que abusa de él?

—Diría que tu amigo provoca a esa persona para que lo manosee, ¿algo más?

—No, eso era todo.

Entonces Tomás cortó la comunicación y se quedó observando el revólver.

 

* La imagen no es de mi propiedad.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s