Diez reglas para escribir un best seller

Galería

¡Buenas y santas!

Escribir un best seller suele tener algunas controversias, en lo personal, creo que puede ser positivo, siempre y cuando, uno no pierda la esencia por la cual escribe y que no lo haga solo por un fin comercial. Existen miles de escritores y lo que nos diferencia del uno al otro, es nuestro estilo y autenticidad.

 

1. Como el merbrst-sell1cado editorial tiene predilección por la novela, el libro debe ser una novela, y de hecho debe serlo en el sentido que se da actualmente al término, y que tiene que ver, sobre todo, con la forma que la novela adoptó en su gran época, allá en el siglo XIX.

2. Por lo tanto, la novela tiene que provocar una ilusión de verdad del modo más sencillo y convencional que se pueda. Esto es lo que sucede cuando se dice que un libro “atrapa”: simplemente, la prosa es tan sencilla de seguir que no llama la atención sobre sí misma. Esta prosa se presta, incluso ante el lector más distraído y menos interesado, a no ser percibida: a permitir que el lector la siga sin obstrucción alguna e imagine rápidamente sus propias versiones de sucesos y personajes.

3. Por supuesto, el lector más distraído y menos interesado es el lector al que se apunta en este caso. Es un lector que sólo quiere entretenerse, que juzga que su vida real es bastante complicada como para complicársela más con su entretenimiento y que no desea sino esto: pasar un buen rato con una obra que lo distraiga pero no lo afecte de forma duradera.

4. Esto significa que el libro no debe confrontar, cuestionar ni poner en duda ninguno de los valores dominantes en la gran población (debe ser grande, claro), a la que apunta. Debe decir lo que la gente ya sabe y acepta, y además hacerlo de una forma llamativa pero no demasiado extraña.

5. La prosa debe alternar entre descripciones vívidas del ambiente (aunque no deben ser muy largas ni complejas), detalles del pasado de los personajes y segmentos de acción. La acción puede contener lo que se desee (incluyendo sexo y violencia); los antecedentes crean la ilusión de que se conoce a los personajes y de que lo que sucede tiene importancia.

6. Los capítulos no deben durar más de 15 páginas cada uno. El libro entero debe tener un mínimo de 60,000 palabras si es “para niños o jóvenes” y 100,000 si es “para adultos”.

7. Cada capítulo salvo el último debe terminar, de preferencia, con un “gancho”: una acción no resuelta que suponga un problema serio o (mejor aún) un peligro para los personajes principales, y que se resuelva sólo en el capítulo siguiente.

8. Es mejor si el protagonista de la novela, sin dejar de tener rasgos distintivos y memorables, no tiene demasiada complejidad de carácter, para que el lector se pueda imaginar fácilmente en su lugar.

9. Es mejor también si se tiene el apoyo decidido de una editorial que esté dispuesta a gastar mucho dinero en las numerosas formas de publicidad disponibles.

10. Es todavía mejor si, como persona, el autor o autora tiene rasgos que puedan comercializarse: si tiene belleza, juventud, una biografía interesante (y, lo mejor de lo mejor, si se le puede crear una leyenda: una historia simple y sentimental pero inspiradora y llena de episodios pintorescos)…

[Los últimos dos incisos no tienen nada que ver, es cierto, con la literatura. Por otro lado cuadran perfectamente con la ideas actuales de la fama y del éxito.]

¿Y ustedes que piensan?

 

Fuente:Las historias http://bit.ly/1MnMOxX
Anuncios

»

  1. Pues que tienes toda la razón.esto es un negocio y funciona así. Ahora bien, el escritor es el que debe decidir si quiere escribir ciñéndose a los cánones o salirse de ellos y crear algo más personal. Realmente no recuerdo ningún escritor cuyo nombre todavía se mencione que se haya ceñido a los cánones.

    Le gusta a 1 persona

    • ¿No conoces a Ken Follet? Tal vez no cumple ciertos ítems de esa lista, pero está claro que el único interés que dicho escritor tiene es convertir sus libros en bestsellers. Sus entrevistas están pobladas de técnicas que emplea para captar más adeptos. No sé cuántos escritores existen por ahí que sólo piensan en la venta de sus libros, pero desde luego Follet lo ha llevado a su máxima expresión.

      Le gusta a 1 persona

      • No he leído ninguna obra de él. Pero existen varios escritores que le importan más como crecen el monto de su cuenta bancaria, que la calidad de sus obras. Lo bueno sería no perder el equilibrio. Gracias por el aporte.
        Un abrazo!

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s