El espanta sombras

Galería

Valeriam Émar

Laurelville, Ohio

Arrojó al suelo el pañuelo que había utilizado para quitarse la tierra que tenía en la mejilla. Cerró las puertas del armario luego de haberse cubierto el cuerpo con la bata negra de raso que tenía bordadas las iniciales del nombre de su padre. Años atrás, cuando se había marchado del condado, se había prometido que no regresaría, pero cambió de parecer cando el abogado de la familia se puso en contacto para avisarle que su padre iba a sacarla del seguro. Decidido a dejarla sin un centavo.

Se paseó por la alcoba, sintiendo la alfombra bajo sus pies desnudos. Descorchó una botella del mejor vino francés que se guardaba en la bodega, llenó la copa y bebió un sorbo, mientras leía los papeles del seguro que aún seguían a su nombre. El abogado, quien le debía unos favores, había logrado que su padre se retrasara en firmar…

Ver la entrada original 813 palabras más

Anuncios

»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s