A LA MUJER SIN NOMBRE

Galería

A LA MUJER SIN NOMBRE

Te creías un cocodrilo, pero no eras más que una asquerosa lagartija. Te gustaba esconderte en las sombras de mis alas y hacías que mi despliegue fuese más lerdo. Alababas tus logros como si fuesen la mierda más grande, pero era solo eso, mierda, ¿ya lo sabes? Seguía tu juego para no dejarte caer. Mis brazos se cansaron de sostenerte y te solté la mano de una jodida vez.

Dime, ¿quién escucha ahora tu deprimente vida? Sé que lamentas mi pérdida, ¿pero sabes? Ahora me siento mucho mejor. Puedo volar bien alto y en la cima, voy a ver cómo te revuelcas. Ya puedes quitarte mis plumas de tus cabellos, y guárdalas de recuerdo, si así te complace. Todavía me quedan muchas más.

tumblr_lnrfs2B22V1qer569o1_500_largeDime, ¿ahora puedes ver lo grandes que están mis alas? Brillan igual que sol, ¿verdad? El verde no te asienta bien, pero es el que mejor te queda, pequeña lagartija. Sé que te gustan mis sobras, pues te las regalo, agradécemelo si quieres. Entiendo que por sí sola no vas a conseguir nada.

Te crees astuta porque escupes veneno por los labios, pero yo escupo fuego…

Hablas mejor, pero yo pienso mejor…

Tienes más oro en la caja fuerte, pero yo estoy hecha con diamantes…

Imitabas todo lo que hacía, y eso era un verdadero aburrimiento. Finalmente en el espejo vas a volver a ver tus sombras y no las mías. Decías que te envidiaba, ¿pero se puede envidiar a uno mismo? Te alegraste de mis miserias, ¿pero aún no sabes que soy como el fénix? Renazco de las cenizas, una vez y otra vez. Tu empobrecida mente te limitaba a hacer todo lo que lo demás pretendían que hicieras. Vives en jaula, como una entristecida ave, ¿buscas mi libertad, cariño? Pero antes, rompe los barrotes de las rejas que encarcelan tu mente.

Te jactas de tu resplandor superficial, pero por dentro los gusanos se alimentan de tu podredumbre. Sigue arrastrándote por el suelo, porque es lo que mejor sabes hacer. Recuesta la cabeza sobre la almohada e intenta dormir bien, porque seré el fantasma que te atormente por las noches. Ya ni recuerdo tu nombre, apestosa lagartija. De ahora en adelante, no serás más que la mujer sin nombre…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s