15 Mitos falsos sobre escritores

Galería

¡Buenas y santas!

Viejos mitos y mala información sobre lo que es o lo que necesita para ser un escritor. Comparto alguno de ellos:

mitos

1. Los buenos escritores nacen, no se hacen. Nadie nace con la capacidad de manejar la gramática, la puntuación o las técnicas de escritura. Escribir es una habilidad como otra cualquiera. Es verdad que algunos tendrán más facilidad, pero eso no significa que sea inalcanzable para cualquiera que esté dispuesto a trabajar duro. Incluso los escritores profesionales lo han tenido que hacer. De hecho, cualquier escritor tiene la capacidad de convertirse en mejor escritor si practica.

   2. El escritor profesional es el que consigue vivir exclusivamente de la escritura. Escribir lleva mucho tiempo, tanto o más que cualquier trabajo normal, con la diferencia de que no entiende de vacaciones ni de horarios establecidos. Sin embargo, son muy pocos los escritores que obtienen de la literatura unos ingresos económicos mínimos para mantenerse a sí mismos o a sus familias ‒y menos los que se hacen millonarios‒. Así que la escritura no es una profesión, o por lo menos no en el sentido convencional del término. Tampoco es exactamente una afición o un hobby. Pero, ¿por qué esa manía de ponerle etiquetas a todo?

   3. Escribir es siempre algo muy difícil. Este mito hay que ponerlo en perspectiva. Si no has escrito nunca, escribir Crimen y castigo te resultará difícil. Pero la escritura es una habilidad que se aprende y es posible mejorarla con la práctica. Si además le añadimos paciencia y constancia conseguiremos que cada vez nos resulte más fácil. Es decir, que cuanto más se escriba menos trabajo cuesta. Claro está que exige un conocimiento de la gramática, la puntuación y las técnicas de escritura. Si se ve en conjunto puede parecer difícil, pero es una carrera de fondo. Si el escritor consigue mantenerse activo sin desgastarse conseguirá hacer de la escritura una actividad más sencilla.

   4. La buena escritura es algo que está solo al alcance de los escritores profesionales. Que no alguien no se quiera dedicar a la escritura no significa que no deba escribir nada en absoluto. Actualmente existen muchos tipos de trabajos que exigen un manejo básico de la escritura. Redactar correos electrónicos, escribir informes o preparar presentaciones es el día a día de muchos trabajadores. Saber escribir bien en este contexto significa hacer mejor ese trabajo.

   5. La inspiración es el motor básico de la escritura. Se le suele atribuir a Picasso la frase «cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando», aunque el pintor y fotógrafo Chuck Close fue todavía más lejos cuando afirmó que «la inspiración es para los aficionados, el resto de nosotros simplemente se pone a trabajar». Si el escritor está esperando a que venga la inspiración es posible que se pase toda la vida sin escribir una sola línea. En realidad, como dice Picasso, la creatividad fluye de forma natural cuando se trabaja. Los grandes escritores tratan de forzar la creatividad escribiendo en lugar de esperarla de brazos cruzados.

   6. Los escritores son bichos solitarios e introvertidos. En el pasado los escritores únicamente contaban con un lápiz y un papel o, si acaso, con una máquina de escribir. Hoy en día se sientan en frente a un ordenador, que en lugar de aislar puede hacer todo lo contrario. Los escritores actuales se buscan por la red, se leen mutuamente, se encuentran en redes sociales, forman alianzas y, en definitiva, crean comunidad. Para muchos ser escritor social es una de las claves para el éxito.

   7. Leer mucho hace que un escritor sea mejor escritor. Si lee mucho es posible que el escritor se convierta en mejor lector, pero no necesariamente en mejor escritor. Alguno dirá que la lectura por sí sola no es suficiente, que debe ir acompañada de un análisis y de una valoración crítica. Eso en realidad solo hará que el escritor sea mejor crítico literario, que por desgracia en ocasiones es un escritor frustrado. La mejor manera de mejorar como escritor es escribiendo, aunque esto no quiere decir que la lectura no ayude. Ayuda y mucho, pero si uno solo lee y no escribe no será mejor escritor.

   8. La primera novela de un escritor es su primera novela. Lo cierto es que normalmente los escritores suelen hacer varios borradores de una novela antes de darla por terminada, algo que puede llevar meses o incluso años. Y repetir varias veces este proceso escribiendo varias novelas antes de escribir una novela publicable. Con la práctica uno empieza a entender que los malos comienzos, las novelas inacabadas y los manuscritos rechazados son cosas habituales. ¿Quién dijo que escribir fuera fácil?

   9. Todos los libros tienen algo de autobiográfico. Este es uno de los mitos más fácilmente desmontables. Que un escritor haya hecho un cuento de hadas no significa que él mismo sea un hada. Que su historia la protagonice un asesino en serie no quiere decir que él lo sea o que tenga tendencias homicidas. Por supuesto, autor y narrador no son la misma persona.

   10. A los escritores les encanta hablar de su libro. Es probable que todos tengamos en mente a uno de los escritores que ayudó a poner en pie este mito. Con los autores indies es todavía más obvio: si ellos mismos no hacen publicidad de sus libros nadie vendrá a hacerla. Sin embargo, también hay escritores que prefieren no ser el centro de atención y pasar desapercibido. Eso no significa que no quieran vender su libro.

   11. La autopublicación es el camino más fácil para el escritor. Claro, escribir el libro, corregirlo, preparar la edición y el formato, diseñar la cubierta y establecer estrategias de marketing y de publicidad es más fácil cuando lo hace todo uno mismo que cuando le ayudan o delega. Además, la industria de la autopublicación todavía es relativamente joven, lo que significa que no hay todavía una hoja de ruta definitivamente marcada, que muchos de los que se embarcan en esta aventura tienen que asumir ciertos riesgos.

   12. Escribir un bestseller es fácil. Mucho se ha escrito sobre las recetas que pueden hacer que un libro sea un bestseller. Se supone que son novelas con estructuras simples, argumentos repetitivos y personajes arquetípicos y planos. Todos tenemos en mente unos cuantos ejemplos. Ahora bien, si es tan fácil, ¿por qué no todos los escritores acaban convirtiéndose en autores de bestsellers? ¿Es que acaso no quieren vender más? ¿O es que no están dispuestos a rebajar tanto su talento? ¿O quizá es que no sea tan fácil escribir un bestseller?

   13. Los escritores que triunfan están enchufados. Esta es la típica excusa de los escritores envidiosos que no pueden aceptar que haya alguien mejor que ellos. Sí, es verdad que conocer a un agente, a un editor o a un escritor prestigioso puede abrirte unas cuantas puertas, puede hacer que tu manuscrito llegue a las manos correctas y en menos tiempo de lo habitual, pero si no sabes escribir no pienses que vas a llegar muy lejos. Por muchas personas que conozcan, al final son los lectores quienes deciden.

   14. Los escritores con talento acabarán triunfando tarde o temprano. En un mundo ideal esto ocurriría siempre así, pero en la realidad no es extraño que grandes escritores queden en la sombra. Los hay que fueron descubiertos por el público mucho tiempo después de que hubieran muerto. ¿Qué hubiera pasado si Max Brod hubiera destruido las obras de Kafka? Pues que seguramente no conoceríamos a Kafka. Imagina cuántos grandes escritores están todavía por descubrir y cuántos no serán descubiertos jamás.

   15. El método X de escritura es mejor que el método Y. Si alguien dice que su enfoque es el correcto o el verdadero siempre desconfío. A muchos escritores les encanta decir que su método es mejor que todos los demás, pero la escritura no puede encorsetarse en una receta única. Que un escritor se arme con esquemas, fichas, hojas de cálculo y códigos de colores no es garantía de éxito. Por el contrario, existen grandes novelas que nacieron con un escritor abriendo su procesador de texto sin un plan predeterminado. No existe una mejor manera de escribir aplicable a todos los escritores. Lo ideal sería explorar distintos métodos y quedarse con el que resulte más eficaz. Por cierto, desmontar este mito es suficiente para desmontar esta lista.

Fuente: La piedra de Sisifo
Anuncios

»

  1. Pingback: 15 Mitos falsos sobre escritores — BLOG HUELLAS LITERARIAS

  2. La genialidad es innata, no se crea, se nace con ella, pero, al igual que todo, es posible cultivarla y refinarla también.
    ¿Qué no se necesita ser un buen lector para ser un buen escritor? Por Dios, es como decir que no se necesita de aire para respirar.
    Sólo alguien a quien le da pereza leer haría tal afirmación.
    ¿Qué Picasso digo “que la inspiración lo encuentre trabajado”? ¿Acaso él mismo no era inspiración?
    ¿Ni siquiera entienden la falsa modestia del ilustrado?
    El artista nace, no se hace, el genio es innato, no te vuelves un genio sólo por estudiar demasiado.
    El sabio, en cambio, es el genio que sí estudió demasiado.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s